... y qué bien.

... y qué bien.

                                                                                    -

¿Qué esconde el famoso guarda-raíl?

Tras semanas de test, estudio, trabajo y restricciones perimetrales, pude permitirme el lujo de escaparme a fotografiar el mar que tanto añoraba. 

Hay ocasiones en las que reaccionamos de manera antagónica a lo que realmente nos hace feliz. A veces, no es cuestión de dinero o reconocimiento, tan solo en ser, pararse y respirar. Hoy fui Pol, como fotógrafo firmé mi propio certificado de autorresponsabilidad, conduje hasta la playa, me paré en la rotonda que separa el bien del mal, crucé al otro lado del guarda-raíl y respiré. —¡Joder que sencillo!—

En el agua, no lo sé, en el paseo Jan y Nico.

Se me cuidan,

Pol.

                                                                                    -






-

Fin.

The Floater Surfing. All rights reserved.


Comments

Popular posts